DIARIO DE MELER EN ESTAMBUL

.
Cuando viajo siempre hago una visita al foro de Los Viajeros. Allí existe una seccion de diarios de viaje que son muy interesantes. En uno de los post he querido recopilar diarios de otros viajeros que por su calidad merecen la pena leerlos.
Uno de ellos en especial, el  Diario de Meler (Melanie),  me ha parecido un diario estupendo , que merece la pena leerlo, por lo actual y por la buena información que ofrece.
Aquí os lo dejo. En el link tenéis la entrada original. Solo he omitido unos párrafos del viaje en avión, lo demás es fiel copia al original ( y con autorización de la autora).


Etapa: Día 1 (26/03/10) : llegada a Estambul
Llegamos a Estambul casi a la hora que correspondía. Primero hay que pagar la visa y luego pasar por el control de pasaportes. Lo digo porque esta parte no está muy bien señalizada y es fácil perderse si no se sabe bien qué es lo que hay que hacer. Por lo demás, la cola va rápida tanto para lo primer como para lo segundo. Después de esto puedes recoger tus maletas (las que hayáis facturado).
Así pues, sacamos dinero, cambiamos un billete para tener un poco de calderilla para el metro y compramos el billete. La verdad es que las máquinas son un tanto originales, pero la gente es muy amable y en todo momento te indican qué hacer.
El metro no tiene pérdida: hay dos vías pero ambas llevan a Askaray. Nosotros nos bajábamos en esta última. Cuando bajamos un taxista nos preguntó a donde íbamos y si queríamos un taxi. Nosotros dijimos que no, que íbamos andando. nos indicó por donde ir pero nos advirtió que las calles eran estrechas...¡Qué razón tenía!
Vaya aventura para llegar. Hay calles a las que nosotros no les vimos el letrero, pero había un montón de gente que, cuando te veía parado, en seguida venían a ayudar... Es impresionante...
Después de vagar nos quedamos estancados en una calle... un hombre de un puesto ambulante nos intentó ayudar pero no conocía la calle... Así pues salió lo que creo que sería el encargado de un restaurante. No sólo nos preguntó si no que llamó al hotel para saber donde estaba y le encargó a uno de sus empleados que nos guiara. A mí no se me ocurrió más que preguntarle si podíamos hacer algo por él o invitarle a algo. su cara fue de sorpresa y supongo que, por ser educado, nos dio la tarjeta del restaurante.
El chico era un encanto. Vio que no podía con la maleta y me la llevó. Me sentía hasta abochornada, eso no lo veo yo en mi ciudad... Cuando llegamos al hotel le pregunté si le podíamos invitar a una bebida o algoo y reaccionó igual. por lo visto son así.
Una vez llegados al hotel (no hace falta decir el cachondeo que hubo con nosotros) nos instalamos en la habitación. El hotel se llama Barin y está situado cerquísima de la universidad y el gran bazar XD. Son calles con un montón de hoteles.
La habitación es pequeña, pero tampoco muy pequeña, para dos está bien. Está limpia y es muy acogedora. El personal es muy agradable y simpático.
Entre que deshicimos las maletas y una cosa y otra se hicieron las nueve de la noche. Decidimos ir al restaurante de aquel muchacho que nos había ayudado. El restaurante se llama Haci Dayi (Laleli Ordu Cad no 40). Nada más entrar nos dijeron que podíamos sentarnos donde quisiéramos. El maître me ayudó a quitarme la chaqueta, nos mostró las salsas y lo que ofrecían explicándolo en inglés, nos trajo un pan buenísimo que es como una torta hinchada con semillas de sésamo por encima; un plato de espinacas con una especie de pasta roja (no sé si será masala) picante y buenísima... Ah, a todo esto nos dejó claro que era gratis.
Yo no me lo creía. Pensé que la cuenta iba a ser generosa, pero era nuestro primer día y queríamos relajarnos después de tantas horas de viaje.
Mi pareja pidió un variado de kebaps que contenía pechugas y alitas de pollo, cordero, verduras a la brasa, arroz, cebolla, remolacha, salsa de yogur (nada que ver con la que tomamos en Barna) y alguna verdura más que ahora no recuerdo. Yo un patlican kebap, es decir un kebap de berenjena, cosa que no se ve donde yo vivo. Son trozos de berenjena alternados con una especie de bolas de carne de cordero y el cocinado parece a la brasa. Qué bueno estaba todo, madre mía...
Tomamos un té de manzana y nos dispusimos a pagar... Por todo esto fueron 37TL... Me quedé helada: ni los entrantes, ni el té estaba cobrado. a la salida nos echó un poquito de un líquido con olor a limón. En todo momento fue amable y cordial. Se preocupó de todo y de que no nos faltara pan... Salimos encantados.
Como ya era tarde y nosotros estábamos agotados nos fuimos a dormir. Hoy tocaba ver el palacio Topkapi, el museo arqueológico, la estación Sirkeçi, el bazar de las especias, el puente y la torre Gálata... A ver si da tiempo a todo XD

Etapa: Día 2 (27.03.10): El palacio de Topkapi
Bueno, bueno... Para el segundo día teníamos previsto hacer varias cosas: ir al palacio de Topkapi, después ir a Sikeçi i pasar por el bazar de las especias. No todo puede salir como uno quiere y no hemos podido hacer todo el circuito ya que mi pareja se resfrió y el pobre se esforzó por no quedarse en el hotel. Así que acordamos en ver el Palacio Topkapi y luego volver al hotel, a ver si descansando se le pasa :S
En fin, nos despertamos a las 7 de la mañana para ir al palacio Topkapi. Nos duchamos y fuimos a desayunar. En el hotel el desayuno no es tan variado como en otros hoteles donde hemos estado pero tampoco es pobre: encurtidos varios (con un sabor mucho más intenso), sopa de tomate, pastas, yogurt, frutas, unos rollitos de pasta fritos que los puedes mezclar con cualquier cosa prácticamente (con queso feta están muy buenos)... En fin, que no está mal.
Salimos del hotel un poco más tarde de lo que tenía previsto ya que hubo que rehacer planes. Mi idea era llegar a las 9h para entrar en el harem y en la sala del tesoro sin hacer colas. Leí por estos foros que era recomendable ir pronto a fin de evitar esperar mucho tiempo y que era aconsejable visitar antes estas dos cosas que el resto ya que era donde más cola se hacía.
Fuimos dando un paseo por la calle principal que va hasta Santa Sofía ya que detrás de ésta (mejor dicho, bordeándola) se encontraba nuestro objetivo. Es impresionante la vida que tiene esta ciudad, la amabilidad de la gente, ver cómo desayunan (menudos platos de desayuno). Localizamos de casualidad un par de hamam de los que nos habíamos informado. Es impresionante ver la entrada de algunas teterías, al lado o traspasando cementerios... En resumen, espectacular.
Un aviso: cuidado con los señores que intentan venderte/endosarte algo. Leí que los que venden perfume en la calle venden agua... Bueno, digo cuidado porque, a pesar de venir de una ciudad muy turística y alardear de que no me la pegan... Aquí me la dieron con queso. Se me acercó un señor muy educado para indicarnos por donde ir para llegar a Santa Sofía y nos regaló un mapa. Pensaréis que no me di cuenta del truco, pero sí, me di cuenta. De lo que no me di cuenta es que a los dos minutos estaba regateando con él y sólo por ver hasta donde bajaba el precio seguí. Craso error... Me endiñó una guía más unas postales (que regalan en algunos hoteles, o al menos creo que en el mío) y el mapa por 25 liras... ' Qué sensación de pardilla tuve... Sobre todo cuando lo vi por 14 liras dentro de Topkapi... Y no os cuento cuando lo leí, ya que está en traducción automática y hay alguna frase que ni está traducida del turco. Siempre hay una primera vez y esta ha sido la mía
Llegamos alrededor de las 10h. Si os sirve de ayuda nosotros rodeamos Santa Sofía para entrar por lo que entramos por el arco principal. Es impresionante ya que el primer arco es más sencillo y no reparas tanto en él, pero luego todo se va embelleciendo más.
Os diré que para acceder al primer jardín no hay que pagar (por lo visto en la época de los sultanes este jardín era para uso y disfrute de todo el mundo). Es en este jardín, a mano derecha, donde podéis comprar las entradas. Son 20 liras por persona y aunque os ponga un cartel con el nombre "harem" no penséis que compráis la entrada para éste, estáis comprando la entrada para el recinto en general. Nosotros la compramos ahí pensando que era específicamente para el harem y luego tuvimos que comprar la entrada a parte. La entrada para el harem se compra justo al lado de su entrada y son 15 liras por persona.
Cuando entramos en el segundo jardín pasamos por un arco de seguridad y lo primer que hicimos fue buscar la audioguía que está justo al lado de la entrada. Hay algunas guías que desaconsejan alquilar la audioguía por diversas razones pero sinceramente, si queréis ir a vuestro ritmo y enteraros de qué importancia tenía cada edificio os lo aconsejo. Puedes contratar la guía sólo para el harem, sólo para el palacio o para las dos cosas. Para las dos primeras son 10 liras y para la tercera 20. Nos vino muy bien coger la tercera opción a pesar de ir informados sobre la historia del edificio. En algunos punto la audioguía comienza el diálogo automáticamente. si escucháis con atención la introducción os explican que, en algunos puntos es la propia audioguía la que se dispara a fin de introducir la información del lugar que visitas. Suele comenzar en las entradas de los edificios. Para el resto has de clicar el número.
¿Qué se puede decir del palacio Topkapi? Uffff.... Que es impresionante ver su arquitectura, su distribución, las vistas, la historia del algunos sultanes... todo. Hay guías que recomiendan unas cinco horas de visita como mínimo. Nosotros salimos sobre las 16h de allí. Si tenéis tiempo de verlo con calma o si es uno de los objetivos de vuestro viaje yo planearía un día dentro del palacio... A tiempo de ir a ver otras cosas siempre estáis.
Sobre las colas...¡Qué razón tenían los foreros! Cuando llegamos no había cola para entrar en el harem y lo vimos con calma. Si os gusta admirar el arte os aconsejo que vayáis temprano porque luego comienza a entrar gente y la tranquilidad se acaba. Con respecto a la sala del tesoro... Alli sí que hicimos cola, aunque no se hizo pesada. Después de comer la cola era el doble de larga.
Como salimos tarde decidimos comer dentro del recinto. Comimos en el Konyali restaurant. Quisimos comer de carta pero la verdad, como en cualquier lugar turístico pagas el emplazamiento y las vistas. Pedimos cordero al horno acompañado con arroz. Yo me esperaba algo así como una pierna de cordero ¡Alaaa! Pues no, no te quedas con hambre, el cordero está muy bueno, el arroz estupendo, las verduras al dente... Pero caro. Os aviso que el entrante (que por cierto, no pedimos) lo cobran. La broma salió por 140 liras... No os quiero contar cómo me duele... Eso sí, con el té te dan un pastel-ito ' una especie de gominola con sabor a rosas... muy curiosa la textura.
Salimos a las 16h de Topkapi y como mi pareja no se encontraba bien decidimos ir dando un paseo hasta el hotel. volvimos a pasar por todos los edificios, otra vez el gran bazar... las calles tienen una vida impresionante. En muchos aspectos tenemos mucho que aprender.
Como no íbamos a ir a cenar pasamos por un súper y compramos unas cuantas cosas y de paso esos pastelitos que venden tan deliciosos. Avisaros que evidentemente en el centro están el doble de caros. Por donde estamos hospedados están a 8 liras el quilo... (creo haber leído que aún se pueden encontrar más baratos) Eso sí, hay bandejas que no tienen precio ¡Cuidado! Preguntad primero por el precio porque normalmente las bandejas que no tienen precio suelen ser más caras. Después de la sorpresa con la guía empezamos a fijarnos en estas cosas. Al ver que había bandejas que no tenían precio preguntamos por curiosidad y éstas estaban a 25 liras el quilo.
Bueno, supongo que esto es todo por hoy. Espero que mañana podamos hacer todo el circuito: Santa Sofía, Cisterna basílica y Mezquita azul... y si da tiempo un hamam, que nos hace falta

Etapa: Día 3 (28.02.10): Santa Sofía, barrio de Sultanahmed...
El segundo día decidimos hacer el circuito de Santa Sofía, la cisterna y la mezquita azul, pero a veces los planes no salen como uno quiere... y a veces incluso para mejor.
Nos levantamos temprano, aunque se había hecho el cambio horario y no nos enteramos hasta un día más tarde y nos dirigimos andando hacia Santa Sofía. Decidimos ir a primera hora de la mañana, sobre todo porque así sería más fácil visitarla con un poco de silencio alrededor.
La entrada cuesta 20TL. No entraréis por la entrada principal si no por una puerta lateral en la que pone Museo. A la salida sí que es conveniente salir por la entrada ya que tiene uno de los mosaicos que conserva la mezquita.
Entramos y la verdad es que el edificio en sí es sorprendente. Por lo visto se ha construído tres veces. Las dos primeras acabó quemada y la tercera es la que se conserva. Es impresionante su arquitectura, sus arcos, las teselas doradas de los mosaicos... Es para admirar y apreciar con calma. En el foro aconsejaban unas dos horas de visita y lo acertaron: no tardaréis más de dos horas aún tomándolo con calma.
Después de salir de Santa Sofía queríamos ir a la cisterna pero andando de un lado a otro encontramos la tumba de Sultan Ahmed I. Es un pequeño edificio al lado de la mezquita azul y es muy fácil de encontrar. Conserva bastantes tumbas de sultanes y es muy interesante darles un vistazo.
Caminando encontramos lo que se llama el hipódromo. Realmente lo que queda de él es una columna egipcia, pero está al lado de un paseo precioso. Seguimos caminando por el paseo hasta llegar al parque que hay al otro lado. Allí hay una mezquita pequeña llamada Firüzaga Mosque. Entramos y entablamos conversación con el señor que nos había abierto la puerta. Como estaba a punto de realizarse la llamada a la oración y nos vio interesados nos invitó a quedarnos para ver cómo se preparaba y realizaba el rito. Estuvimos cerca de una hora entre una cosa y otra pero la verdad es que mereció la pena. Si queréis entrar mi consejo es sobre todo que seais respetuosos y hagáis caso de lo que se aconseja.
Al salir fuimos a la cisterna de Yerebatán. La llaman el palacio sumergido Es impresionante verla por dentro, merece la pena. Cuesta 10TL por persona y puedes contratar audio-guía por otras 10TL. Es un paseo entre un montón de columnas que la verdad es que te transportan por un momento a otro tiempo. Los arcos, uno detrás de otro, parecen infinitos desde según qué punto de vista. En una guía indicaban que es un paseo de dos horas pero con una hora tenéis más que suficiente para ir paseando y descubriendo sus curiosidades. No dejéis de ver las dos columnas con la cabeza de medusa.
Al salir decidimos ir a comer y como no, quisimos ir al Enjoyer... Evidentemente. Una de las cosas más curiosas del viaje fue que al salir de la cisterna nos encontramos con un chico y al ver que estábamos mirando el mapa nos preguntó a donde íbamos. Cuando le dijimos que al Enjoyer él mismo respondió"Ah, Antonio!!". Nos quedamos mudos.
En el Enjoyer probamos el Testi Kebap que es un plato de cordero con algunas verduras que se cocina en una jarra de barro y que en muchos restaurantes dicha jarra se rompe delante del cliente y se sirve en una bandeja. Estaba muy bueno. Nos lo sirvieron con arroz y patatas. Nos quedamos con ganas de probar el pollo a la miel, pero con un plato fue más que suficiente.
Salimos del restaurante y nos dirigimos a la mezquita azul, pero en ese momento no se podía pasar y debíamos esperar una hora. Había empezado a llover y a hacer frío y pensamos que, aprovechando el mal tiempo, podríamos ir a tomar un té y luego ir a un hamam.
Evidentemente las teterías más bonitas son las que están al lado de los cementerios en la calle de Yeniçeliner ssi no me equivoco. En ella puedes tomar un narguile con tranquilidad. Por lo visto, se prohíbe fumar en los sitios cerrados. Entramos en uno cuyo cementerio es el más grande. ¡Ojo y revisad la cuenta! En este nos timaron y no revisamos la cuenta hasta después.
Estuvimos alrededor de una hora y luego decidimos ir al hamam. Está en una calle un poco complicada para llegar. Eso sí, si creéis que puede ser difícil, si reserváis vuestra visita con antelación, os vienen a recoger y os traen al hotel.
La verdad es que es el primer hamam que he probado y no puedo comparar pero creo que el masaje (aunque estuvo bien) podía haber sido un poco más largo. Decidimos ir a este hamam porque es mixto. Eso sí, son muy amables. Espero poder probar otro hamam para poder hacer una valoración más objetiva.
Salimos del hamam sobre las 22h y llegamos tarde al hotel. Así que compramos unos kebap de cordero. Hay que decir que la carne está muy buena y tiene muy buen sabor. La diferencia de los locales y los restaurantes a veces es el trato al cliente, la localización o bien ciertos platos que pueden ser más originales o bien más surtidos.

Etapa: Día 4 (29.02.10): Gran Bazar y Bazar de las especias
Bueno, el tercer día... Nos llovió, y bastante. Teníamos pensado ir al Gran Bazar y al Bazar de las Especias y luego recorrer el puente de Gálata y ver el barrio de Istiklal y... en fín, que llovió y todavía estábamos medio resfriados así que hubo algún plan que tuvo que deshacerse.
Nos dirigimos al Gran Bazar de buena mañana. Nuestra idea era no comprar nada y esperar hasta el última día para hacer las compras. Moraleja: HACED CASO A VUESTRA PAREJA/AMIGO/ETC. SI OS DICE ESTO!! Porque el primer día no estás preparado para esto. No sé si habéis visto Babylon 5 pero la forma de describir lo que hacen es... tecnomagia, sí, son tecnomagos. Te saludan, saludas, te invitan a pasar... y a partír de ahí todo empieza a complicarse... Qué decir que piqué... En fin. Así pues, el consejo es que el primer día miréis qué os interesa y veáis bien los puestos antes de comprar. En la mayor parte de los puestos hablan castellano y muchas veces si dices que eres de Barcelona te sueltan frases en catalán
Luego salimos por una de las puertas del Gran Bazar hacia abajo. No os podéis imaginar cuantas tiendas hay fuera del Bazar... Es impresionante. Perderse por estas calles durante una hora o dos e intentar mezclarse con la gente del lugar es maravilloso. Como estaba de mal humor por mi metedura de pata me acerqué a un hombre que vendía boquerones. Os digo esto para que vayáis con cuidado porque cuando le pregunté el precio me dijo que una bandeja pequeña me costaba 5 TL. No sé porqué le dije que no. Entonces me ofreció un kebap de boquerones por 3 TL. Imaginaos con qué cara nos quedamos
Seguimos bajando y dimos de casualidad con el Bazar de las Especias. Si os gusta cocinar allí sí que os perderéis de verdad. No es muy grande, la verdad. Más o menos son dos calles cruzadas pero merece la pena entretenerse a ver qué tipo de especias y tés tienen, ya que evidentemente encontraréis muy interesante la variedad que tienen. A parte de esto venden pasteles, perfumes y hay alguna tienda más especializada. El puesto que vi más económico en especias dentro del Bazar fue uno que hace esquina y se llama Tarçin Aktar. Tiene los precios bastante más bajos que el resto, aunque días después he visto uno fuera del Bazar de las Especias a mejor precio. Por cierto, uno de los dependientes nos dijo que ahora el Bazar de las Especias abre todos los días, incluido el domingo. Informaos bien.
Salimos del Bazar de las Especias y decidimos ver la Yeni Camii. Es impresionante... Y curioso ver cómo muchas mezquitas han copiado el diseño arquitectónico de Sultanahmed. su patio interior con arcos, las bóvedas distribuidas de una forma similar... Merece la pena visitarla.
Por último decidimos tomar un narguile. Nos hemos aficionado... vamos, un montón. Tomamos el narguile cerca del puente Gálata. Se había puesto a llover y hacía viento así que decidimos que lo mejor sería volver a dar una vuelta por el Gran Bazar en vez de ir a la Torre Gálata. Acabamos de mirar las calles de alrededor del Bazar (por cierto, de subida las cuestas son pronunciadas) y decidimos ir a cenar al mismo sitio que el día que llegamos: de los sitios que hemos probado, para nosotros el mejor de calidad/precio.
Después de cenar fuimos a la tetería-cementerio del día anterior. Se acordaban de nosotros y del narguile que habíamos probado. Es un patio dividido por "salones". Por lo visto son varios negocios, uno vende alfombras, otro narguile y el tercero lámparas. La verdad es que tiene un punto muy interesante, además de no timarte con el precio. A pesar de ser diferentes negocios, los precios de bebidas, narguile, etc. son comunes, así como parte del personal. Puedes ir a tomar narguile o un çai y negociar una compra de una lámpara o alfombra, etc. Al día siguiente: Crucero por el Bósforo hasta el Mar negro y la torre Gálata.

Etapa: Día 5 (30.03.10): Tour por el Bósforo y Torre Gálata (Eminönü)
Salimos de buena mañana del hotel para dirigirnos hacia el muelle donde íbamos a coger el billete para hacer el tour por el Bósforo y ver el castillo que hay en A. Kavagi. Fuimos andando, nos metimos por las callejuelas de alrededor del Gran Bazar donde todavía muchos puestos no habían abierto y estaban colocando los artículos y llegamos a Yeni Camii.
Primero de todo os especificaré donde está el muelle en el que hay que comprar el billete: hay varios puestos, pero cuidado: muchos os ofrecerán este recorrido por 20€ (a nosotros nos lo ofrecieron en Santa Sofía), etc. Donde lo compramos nosotros costó 20TL, así que podéis calcular la diferencia de precio. ¿Cómo distinguir si el barco es público? La compañía se llama IDO y el logo es un delfín dentro de un círculo. Cuesta lo mismo bajarse en cualquier parada.
El lugar donde lo compramos fue en frente de Yeni Camii, justo en frente, tras pasar la carretera por el paso subterráneo. Allí veréis que hay una ventanilla a cada lado. Da igual donde lo compréis, contratáis el mismo viaje.
Os explico esto porque nosotros no estábamos seguros de donde era y habíamos leído las explicaciones de los foreros. Entre unos y otros conseguiremos que cada vez sea más fácil encontrarlo. Como nosotros había mucha gente. Pregunté si era el tour largo o el corto y no me dejaron nada claro. Viendo que no nos aclaraban nada decidimos coger el billete. Os explico. el barco hace varias paradas: Beçiktas-Kanlica-Yeniköy-Sariyer- R.Kavagi-A.Kavagi. El tour comienza a las 10'30h y llega sobre las 12h. Tendréis tres horas para comer y sobre las 15h se vuelve a Estambul. Qué decir que, si no cogéis la misma línea de ferry debéis volver a pagar. llegaréis alrededor de las 16'30h.
El viaje es entretenido: primero pasaréis a una especie de sala de espera y luego, cuando abran las puertas entraréis a un barco para pasar a otro, ya que salen dos o tres barcos al mismo tiempo. Cuando estéis dentro procurad poneros en la parte izquierda respecto a la proa a la ida y a la vuelta ya que pasan bastante cerca de esta costa. Si os ponéis en el piso inferior, abajo, puede que os tapen la vista los que se sienten en la parte exterior, así que pensad bien donde queréis sentaros.
Dentro del barco hay una cafetería en la que los precios no están mal: un çai cuesta media lira. ya os daréis cuenta que no está mal cuando empecéis a comparar.
Podréis ver desde el mar el Castillo de Dolmabahçe, al que iríamos al día siguiente, diferentes casas y palacios... Es muy interesante.
Al llegar al pueblo, los camareros de los restaurantes cercanos a la costa empezaron a hacer señas con las banderas a fin de darse a conocer y ganar clientela.
Después de haber llegado toca la subida al castillo bizantino. Consejo: id cómodos, con una buena deportiva. La cuesta es pronunciada. Merece la pena subir, no sólo por los restos, si no también por las vistas. Se ve a lo lejos el Mar Negro y algunas playas, el Bósforo... Sinceramente, merece la pena ir. Mi consejo es que subáis primero de todo al castillo (unos 15/20 minutos) y luego paseéis con calma por allí (más o menos se tarda una hora y media entre fotos y una cosa y otra). Luego bajad (otros 15/20 minutos) y encargad la comida por uno de los puestos alejados de la playa. Nosotros decidimos hacerlo así ya que tiempo de comer, si no os mareáis, se tiene dentro del barco. Dimos un pequeño paseo, compramos dulces en una pequeña pastelería (no los he probado todos pero están muy buenos), compramos un poco de comida y nos fuimos al barco.
La vuelta se hizo tan amena como la ida: entre comer y observar los palacetes se nos pasó el tiempo. Bajamos donde lo habíamos cogido y decidimos atravesar el puente Gálata para ir a la Torre Gálata.
El puente es precioso: ves como un montón de pescadores están tirando las cañas, mientras que debajo del puente hay una superficie con bares y restaurantes a lo largo. Puedes tomarte un buen narguile observando el anochecer en Estambul.
Poco a poco fuimos caminando por las calles hasta llegar a la torre Gálata. Había una cola enorme. Me acordé de una forera que había comentado que era impresionante escuchar la llamada de la oración en lo alto de la torre. Pensad que, aunque esta torre no es muy alta, está en una zona elevada de Estamul y las vistas son preciosas. Cuando subí era por la tarde. En un momento dado comenzó la llamada a la oración. Aunque creáis que es lo mismo escucharla en cualquier lado no es cierto: arriba de la torre primero escuchas una melodía, luego empieza una segunda y así sucesivamente hasta que escuchas un montón de voces con distintas intensidades recorrer Estambul. Mientras anochecía las primeras luces aparecieron y las mezquitas se iluminaron... Para mí fue una de las cosas más especiales que he visto.
Entrar a la torre Gálata cuesta 10TL. Por cierto, se sube en ascensor, con lo que se hace muy cómodo. Arriba del todo hay cafetería, restaurante y un balcón. Consejo: si os agobiáis con facilidad pensadlo porque es estrecho y, aunque la gente se debería mover, muchos se quedan parados y no se avanza.
Después de bajar de la Torre Gálata cenamos por la zona. Hay muchos locales en los que se puede comer por un precio más que modesto. Seguimos bajando la calle hasta llegar al puente Gálata. lo atravesamos y decidimos recorrer las callejuelas de alrededor del Gran Bazar. Estaba oscuro y la sensación de vida del día anterior había dejado paso a un frío silencio.

Etapa: Día 6 (31.03.10): Palacio de Dolmabahce, Beçiktas, Taksim e Istiklal
Pues bien, el palacio de Dolmabahce ya lo habíamos visto de pasada el día anterior cuando atracó el ferry y era una de las visitas obligatorias de Estambul.
Antes de nada, deciros que hay gente que sale decepcionada del palacio porque espera encontrar un estilo más oriental, pero este palacio se construyó con un estilo muy parecido a los palacios de Viena o París, así que en este aspecto no hay mucho en común. respecto a otros detalles sí que podréis ver algunas similitudes ya que tiene por ejemplo harem.
Para llegar podéis coger un ferry público bus o tranvía hacia Besiktas. La entrada principal está bastante cuidada y está custodiada por un militar que se está tan quieto que ríete tú de los ingleses. La verdad es que dan un poco de susto
En fín, hicimos cola para comprar la entrada. Son 20TL por persona pero merece la pena si eres consciente del estilo que te vas a encontrar. No tiene nada que ver con Topkapi y es bastante posterior, del siglo XIX mientras que la primera es del siglo XV. Lo primero que encuentras es un jardín enorme con una fuente en medio y puedes observar cómo los jardineros plantan y cuidan las flores. A mi modo de ver los jardines están mucho más cuidados en este palacio. Hay tres jardines bien diferenciados. En el primero está la entrada a las salas ceremoniales, en el segundo hay una pajarería con pavos reales, faisanes... Además, también está el palacio de cristal y en el tercer jardín está el harem.
Nosotros tuvimos mucha suerte porque no hicimos cola para nada. Cuando fuimos se entraba por grupos a las salas ceremoniales y al harem y no había visitas individuales, mientras que en el palacio de cristal sí.
Os aconsejo que entréis primero de todo a las salas ceremoniales porque si no me equivoco, enlazan esta visita con la del harem, saldréis por el final del palacio y podréis volver a la entrada viendo los jardines, las aves y el palacio de cristal.
Las salas ceremoniales son impresionantes. Hay que verlas. Repito que es un estilo vienés o francés. Si habéis estado en Schönbrunn puede que este palacio no os parezca nada el otro mundo pero tiene salas que merecen la pena: lámparas enormes hechas con cristal de bohemia y francés, una enorme sala para ceremonias religiosas... En el harem ves un tipo de habitaciones totalmente diferentes a las de Topkapi... El palacio de cristal...
La visita del palacio, si la hacéis con calma y os gusta os llevará la mañana entera. Nosotros entramos sobre las 11h y salimos cuando cerraban el palacio, a las 16h.
Después decidimos ir por Besiktas. Es un barrio con mucha vida y donde hay un montón de restaurantes de diferentes precios. Nosotros comimos en uno económico y pedimos Iskender kebap... Qué bueno que estaba.
Después de comer fumamos narguile y un té y decidimos ir hacia arriba. Nos metimos por una avenida enorme donde se encuentra un parque llamado Yildiz y un palacio con este mismo nombre. Subimos hacia arriba y nos metimos por las calles hasta que encontramos un pequeño parque. Desde allí se podían ver un montón de casitas apelotonadas y a lo lejos algunos de los edificios más modernos. Todo un contraste.
Nos dirigimos a Taksim. Sinceramente, me esperaba una plaza más interesante. La calle Istiklal se distingue en seguida porque está iluminada con adornos navideños. Tooooda la calle. Te adentras en ella y se te olvida la parte vieja de la ciudad: tiendas de ropa, cadenas de comida así como restaurantes de comida autóctona... Si creéis que es una calle fácil de recorrer os equivocáis, lleva su tiempo hacer el recorrido con calma.
Al final de esta calle, si bajáis recto, volvéis a la torre Gálata y al puente. Esta vez no había ganas de subir por el Gran Bazar así que probamos una cosa llamada tranvía que funciona muy bien pero que en horas puntas va más lleno que el metro de Barcelona. Hay que decir que aquí estamos utilizando una especie de monedas, a veces de plástico y a veces de metal que cuestan 1'50TL.

Etapa: Día 7 (01.04.10): Islas de los Príncipes.
Las islas de los Príncipes son 9 islas de las que se pueden visitar 4. Históricamente, príncipes y otros miembros de la realeza fueron exiliados en estas islas. El ferry para dirigirse allí hay que cogerlo en kabatas y realiza cinco paradas: la primera en el lado asiático y el resto es una parada por isla. La más conocida es Büyükada ya que es la más grande, aunque mi unto de vista es que cada isla tiene su personalidad por decirlo de algún modo. Como el tiempo apremiaba decidimos ver las dos más grandes.
Observad bien los horarios a fin de que no os confundáis. En principio el último ferry de vuelta a Kabatas es a las 20h. ¿Porqué decidimos hacer esta escapada? La verdad es que, en un principio no hay mucho que ver pero cuando estás allí, el color de las playas, del bosque... ver los caballos sueltos por el campo, caminar sin ir a todo correr, la verdad es que relaja mucho. El recorrido es de unos 20Km y se hace en hora y media. El trayecto entre islas suele ser de unos 10 minutos de duración.
Tanto en la primera isla como en la segunda hay calesas para poder recorrer la isla. El precio ronda unos 50TL por calesa. Nosotros hicimos el recorrido en Büyücada y era alrededor de una hora de camino. en la segunda isla costaba lo mismo pero era media hora, así que decidimos no hacerlo.
Lo más vistoso en Büyücada es el camping, la iglesia y luego una estatua arriba del todo (ahora no me acuerdo de quién era) en la que por lo visto, los árboles de alrededor tienen colgados trozos de tela que son plegarias. Nosotros estábamos tan cansados que alquilamos la calesa. ésta recorre toda la costa de la isla y puedes ir viendo el mar, la parte asiática de Estambul, las otras islas... Para comer nos dirigimos a una de las calles alejadas del centro. Era un restaurante cerca del mar muy acogedor. Probamos un pescado fresco muy bueno. Qué decir que empezaron a venir gatos. Lo peor de los gatos es que saben cómo llamar la atención. Cuando tienes a cinco gatos famélicos, maullando delicadamente como si no hubieran roto un plato en su vida... Acaban consiguiendo algo. Y cuando se entera el resto de la pandilla ni os cuento lo que puede ser. Nos lo pasamos en grande con ellos.
A las cuatro de la tarde decidimos ir a la segunda isla y recorrerla un poco. Como he dicho antes no alquilamos calesa porque era el mismo precio por menos tiempo y la primera ya la había encontrado algo cara. Estuvimos caminando por el pueblo, fotografiando las casas de madera, unas restauradas y otras a punto de caerse... Pero con un encanto especial. Intentamos llegar a una de las playas pero estaban valladas así que volvimos al pueblo justo a tiempo para coger el ferry de las 18'15h. Llegamos a Estambul, nos llevamos comida del restaurante al que ya somos asiduos y nos propusieron ayudarnos con el taxi porque conocen a alguien que nos puede llevar... El sábado negociaremos precio. Ya os diremos si aceptamos o no. En principio el viaje del hotel al aeropuerto deberían ser entre 25/30TL.
Otra noche sin ir al cementerio. La negociación de las lámparas deberá esperar a mañana. A ver si consigo que alguien me las deje a un precio decente.
Bueno, mañana (mejor dicho dentro de un par de horas) más. Haremos el tur por el Cuerno de Oro y volveremos a pie para ver las mezquitas de los alrededores y... Por fin Sultanahmed!! Que nos quedó pendiente.

Etapa: Día 8 (02.04.10): Sultanahmed, Eyüp, Avcibey, Balat...
  Sultanahmed,era una de las primeras visitas pero no fue posible, así que decidimos no postergarla más por eso de que al final no habría tiempo.
La cola era impresionante, daba la vuelta al patio, pero iba rápida. Es impresionante tanto por fuera como por dentro.
Después de estar contemplándola un buen rato decidimos coger el ferry hasta Eyüp. El ferry más barato tiene la taquilla pasada la taquilla para hacer el crucero por el Bósforo. Hay que pasar el puente Gálata hasta llegar a unos aparcamientos a mano derecha. Caminando a través de él está el muelle.
Contemplar Eyüp desde el barco es impresionante: creo que no había visto un cementerio tan grande. El cementerio es un parque donde puedes comer, tomarte una shisha... Es impresionante. Estuvimos horas observando el paisaje. El restaurante en el que comimos fue el Ayazid. Pedimos dos platos de cordero buenísimos. Las vistas son preciosas y puedes contemplar todas las mezquitas.
Bajamos con el funicular hasta el pueblo. No fuimos a ver la mezquita porque ya era un poco tarde y y era cuestión de seguir la ruta marcada. Siguiente parada: Salvador en Chora.
Para ir a Salvador en Chora se puede hacer de varias formas. Aquí contaremos la que NO se debe hacer. Fuimos andando por la costa hasta llegar a la muralla bizantina. Pues bien, hay un jardín que da a una de las tumbas más importantes de Estambul. Si sigues caminando sales al otro lado de la muralla.
Iba buscando Salvador en Chora y mi pareja me decía que no debía ser el camino porque no estaba indicado... Pensé que no importaba el camino si uno llega a donde quiere llegar... Craso error. llegamos a Ivaz Camii y allí, al no encontrar nuestro objetivo, decidí preguntar. La chica que nos ayudó le preguntó a otra que no sabía nada de inglés y se ofreció a acompañarnos. A medida que íbamos adentrándonos por el barrio me iba dando cuenta que algo fallaba, no sólo por las casas pintadas y las chabolas ya que toda gran ciudad tiene barrios similares, si no por cómo nos miraban y nos hablaban. A mí particularmente me interesan estos barrios porque ves la otra cara de la moneda y puedes comparar entre lo bueno y lo no tan bueno, pero llegó un momento que ninguno de los dos estábamos convencidos de que aquella caminata mereciera la pena.
De todos modos seguimos la marcha. Cuando más nos adentrábamos más pensaba que la vuelta por esas calles a según qué hora no debía ser recomendable y tenía la esperanza de dar con la calle principal que después llevaba a Fatih. Pero aquello parecía interminable. Después de intentarme comunicar con la muchacha sin resultado decidimos que lo mejor era dar media vuelta e intentarlo por otro lado.
Salimos de aquel barrio conscientes de la diferencia que había a todos los niveles respecto a lo que habíamos visto en general. Habíamos visto algún barrio dejado y alguno similar pero sin llegar a esta situación en concreto. La verdad es que fue como despertar de un sueño y darse de bruces con una realidad existente e innegable. A pesar de que he buscado información sólo encontré un artículo de un portugués que indicaba que no era aconsejable caminar por la barriada pegada a la muralla bizantina.
Seguimos el camino del río y llegamos a Balat, con su iglesia de hierro (impresionante) y su iglesia ortodoxa. Llegó un punto en que no podíamos seguir el curso del río así que decidimos seguir por una carretera muy ancha que nos llevó hasta el acueducto de Valente. Ver pasar los coches entre el acueducto no tiene precio Por último llegamos a Fatih y decidimos ir al hotel.
Creo que ha sido uno de los días más interesantes y con más contraste que hemos tenido.
Mañana: compras, compras, más compras... y las mezquitas restantes que de tiempo a ver.

Etapa: Día 9 (03.04.10): compras, compras y más compras...
Bueno, el viaje va tocando a su fin y hay que empezar a planear qué queremos llevarnos de esta hermosa ciudad ya que no hay manera de alargar las vacaciones :D.
Hemos ido a la mezquita de al lado del hotel... Es preciosa... Es la Sehzade Camii... Tiene un hermoso patio con un restaurante donde tomar narguile. Es precioso. Es un pena que no se promocione más la visita general a las mezquitas por parte de algunas guías porque aunque parezcan iguales cada una tiene su encanto.
De la Camii fuimos bajando hacia el Misir Carsisi... Queríamos comprar especias variadas y algunos recuerdos para la familia.
No sé con cuantas pashminas me he cargado, pero bueno. Respecto a las especias... Si os gustan fijaos en los puestos del exterior del Bazar de las Especias ya que allí suelen tenerlo a un precio más bajo. Compramos especias, bastantes por 17TL. A dentro de los puestos suelen tener las especias más caras pero para según qué tipo de especia no buscaba nada del otro mundo. Cuando tenga lo básico gastaré un poquito más en especias que seguramente en Barna encontraría muy caras.
He ido consiguiendo que me descuenten una lira de aquí y una de allá, aunque al final creo que ha conseguido recuperar la inversión endosándome unos vasos. Es impresionante la capacidad que tienen para vender. Una cosa que hemos comentado mi pareja y yo es que es su forma de hacer negocios, no lo hacen para robarte. Os podéis llevar una mala impresión de la ciudad si vais con la mentalidad del negocio tal y como la entendemos nosotros. Pensad en que, en algunos mercadillos en España aún se regatea. Por supuesto, si un mercader os pide 20TL por un pañuelo y se lo compráis no os va a descontar nada, pero si sabéis regatear os irá descontando poco a poco hasta cierto punto. Es su forma de negociar y es totalmente respetable.
Hemos subido hacia el hotel cargados de especias, pashminas y otros enseres y hemos comido cerca del hotel una especie de bombas que ahora no sé cómo se llaman. Buenísimas. Luego nos hemos ido al Gran Bazar.
La verdad es que no pensaba comprar nada, aunque tenía echado el ojo a las lámparas, que ya veréis que son preciosas, pero a veces las cosas surgen. Al final he conseguido las dos lámparas por 140TL. Cuidado cuando deis el precio de entrada. Las quería conseguir por 120 pero di un precio de salida de 50TL y me han salido algo más caras, pero me voy contenta de haber sabido negociar algo mejor que hace una semana. Es un arte saber regatear y muchos de nosotros lo hemos perdido.
Volvimos al hotel a dejar las lámparas y nos fuimos de nuevo al hamam. Quería probar otro pero como no hay más mixtos volvimos al Süleymaniye. Es divertido ver cómo reacciona la gente que va por primera vez e imaginarte tu propia reacción
Esta vez me ha gustado más. Entramos y a los diez minutos nos llamaban para el peeling. Habíamos leído en el foro de gente que en otros hamams había tenido este problema y que al quejarse le habían dicho que deberían haber controlado el tiempo ellos, así que, cuando nos llamaron le indiqué al que nos atendía que sólo llevábamos 10 minutos de sauna. No puso pega alguna. Nos dejó unos 45 minutos que es lo que indica en la guía. Hablando se entiende la gente y hay que pensar que somos muchos a veces y ellos no pueden controlar del todo quién llega antes y quién después y lo entiendes cuando ves cómo trabajan.
El peeling me gustó más que la última vez. Esta vez rascaron con más fuerza, nos quemaba la piel y estar cinco minutos más en la sauna antes del masaje nos sentó muy bien. El masaje no estuvo mal, aunque la próxima vez que vengamos a Estambul (espero que prontito) le indicaré que sea un poco más fuerte. No os ha de dar corte alguno en dar una indicación siempre que se haga con educación y una buena sonrisa
Después fuimos a cenar a nuestro restaurante, el del primer día. Ya es de alguna forma nuestro sitio para cenar y lo vamos a echar mucho de menos. Iban a cerrar y esperaron por nosotros. Al final de la cena el camarero nos ofreció un çai y le dijimos que no, que no queríamos que estuvieran esperando por nosotros. Nunca rechacéis un çai... La cara del camarero era todo un poema. Volvió a la mesa, con voz entrecortada y nos dijo "tomad un poco de çai, está muy bueno". No supimos decirle que no... Ahí estábamos los dos, tomándonos como podíamos un çai ardiendo sólo porque no queríamos por nada en el mundo que pensaran que estábamos ofendidos... o lo peor, ofenderles.
Sí, sí... y estaréis pensando probablemente que nos cobraron el çai... Pues no, nunca nos han cobrado el çai, nunca.
Y si por si acaso todavía pensáis que había algún interés oculto... Cuando ya crees que no puedes sentirte más abrumado por la amabilidad de la gente turca... te siguen sorprendiendo. El dueño del restaurante siempre está afuera y nos pusimos a hablar con él de cuando salíamos hacia Barcelona. Nos indicó que podíamos coger el metro y le comentamos que íbamos muy cargados y que posiblemente cogiéramos un taxi... Sí, ya os podéis imaginar qué pasó. Sí, sí... se ofreció a llevarnos al aeropuerto. A la pregunta de si podíamos pagarle algo nos dijo que no, que el dinero no era importante ya que igual que viene, se va... A cambio, en vez de desayunar en el hotel, iremos al restaurante y además le encargaremos un par de Iskender kebap para comer antes de embarcar.
Así pues, volvimos al hotel abrumados y sabiendo que nos llevamos a un amigo en el corazón.

Etapa: Día 10: paseando por Estambul
En principio queríamos ir a ver algunas cosas que quedaban por visitar pero luego llegamos a la conclusión que no por mucho correr nos íbamos a acabar de ver Estambul. Decidimos pasear con calma por la ciudad, viendo aquello que habíamos visto y disfrutando de esta bellísima ciudad que nos ha robado el corazón.
Nos levantamos y después de desayunar hicimos las maletas... Ya os contaré mañana si hubo exceso de equipaje!!
Salimos del hotel y después de comer nos tomamos el narguile en el cementerio. Para los interesados en estas teterías está en la calle por la que va el tranvía, desde Laleli hacia Sultanahmed, pasada la entrada principal del Gran Bazar, antes de llegar al hamam de çemberlitas (Yeniçeriler Caddesi). Un grupo de personas turcas nos escuchan hablar. "¿Españoles?" y comienza así el diálogo. Lo segundo que suelen preguntar "¿Barcelona?¿Madrid?" Digas lo que digas siempre saben cosas del lugar del que provienes.
Fuimos al Misir Carsisi... Que sepáis que está abierto tooooodos los días. Quería comprar alguna especia más selecta. Como expliqué en la anterior etapa, compré a un precio muy barato las especias que vi más corrientes, así que ahora era el momento de comprar alguna especia de más calidad: especia de cajún (ésta no está en todos los puestos, o al menos no a la vista), orégano de la India (tenéis que echarle un ojo aunque sea por curiosidad porque es de un color negruzco), azafrán de Irán (hay unas bolsitas que las venden a 5 liras pero eso no es lo interesante... ésta la venden a 15 y puedes regatear una lira), sal de limón (resulta a 10TL el kilo pero llévate todo esto ). Al entrar el olor de especias nos volvió a sorprender. Nos hemos imbuido tanto del espíritu de la ciudad que parece que hayan pasado siglos desde que llegamos.
Luego fuimos subiendo poco a poco por las calles de Sultanahmed con alegría de haber pasado las vacaciones allí pero con la sensación de pena por marchar de un país tan acogedor, tan amable... Volvemos a escuchar la llamada a la oración y prestamos atención: se puede escuchar a lo lejos como se va repitiendo a lo largo de la ciudad. Nos confundimos con la gente autóctona y parece que así pasamos desapercibidos para algunos vendedores.
Está anocheciendo y estamos tomando nuestro último çai y nuestro último narguile en medio de la hermosa plaza de Sehzade Camii. Las luces se van encendiendo poco a poco y sentimos cómo vamos aprovechando las horas que quedan para disfrutar del ambiente.

4 comentarios:

Meler dijo...

Hola,

Soy Melanie, la autora del diario. Me alegro que te pareciera interesante. Si necesitáis alguna cosa más ya sabéis donde escribir. Dentro de poco haré uno sobre Alaska. Espero que lo leas.

Un abrazo, viajeros... Nos vemos por el mundo!!

Julia dijo...

Recién llegada de Estambul, os puedo decir que la ciudad es digna de ver. Es maravillosa y recomendable 100%.
El mausoleo de Solimán el Magnífico, justo al lado de su mezquita (Suleymaniye) está cerrado por reformas y la mezquita de Ortaköy, más de lo mismo.
La gente encantadora, siempre dispuesta a ayudarte y los del regateo es una "pasada". Si os gusta ir de compras, os recomiendo llevar una maleta vacía, como hice yo, para lugo poder traer las compras del viaje como equipaje de mano.
Un saludo

Anónimo dijo...

Gracias por publicar este diario tan bueno. Nos vamos de luna de miel con mi futuro esposo a Grecia y Estambul y con esto que acabo de leer, estoy fascinada con la elección que hicimos.

Muchas gracias,
Rita María de Guatemala C.A.

Rocío dijo...

Hola Melanie voy la semana que viene a Estambul y he leido tu diario recomendado por Javier.Decirte que me ha parecido muy interesante cómo lo cuentas todo y preciso además, he tomado muchas notas, haces que aumentes las ganas de ir y estar allí para imbuirte en su cultura, gracias porque creo que me va a ser muy útil tu visión y experiencia.