TIMOS Y ENGAÑOS EN ESTAMBUL.


          Antes de nada decir , para que no haya malos entendidos, que los timos se dan en todas las ciudades grandes del mundo, desde Londres  hasta Sidney pasando por supuesto por Estambul . Algunos son más relevantes en un sitio mas que en otro, y por eso he recopilado varios, que igualmente se dan en todos los lugares. No pretendo ofender a los habitantes de Estambul , solamente prevenir y nada más.
         Estambul, como cualquier ciudad que recibe muchos turistas, ha desarrollado toda una la picaresca, en ocasiones de forma sorprendentemente ingeniosa. Además de las típicas estafas menores de cualquier lugar turístico (precios abusivos, taxistas que dan rodeos para estirar la carrera, etc.), en Estambul se han generalizado algunos timos que conviene tener en cuenta si está usted pensando en viajar a esta maravillosa ciudad.

        Dicho esto, tampoco conviene obsesionarse con las estafas. La hospitalidad del pueblo turco es legendaria, y por lo general los turcos son honrados y amables. Exceptuando las excepciones aquí apuntadas, que normalmente se producen alrededor de los lugares turísticos, lo cierto es que, si uno se deja atrapar por el país, es más fácil acabar pagando de menos que de más.


 

El limpiabotas «despistado»
Esta parece ser muy específica de esta ciudad , porque abundan este tipo de personas. Normalmente se desarrolla así: Vas caminando por las calles de Estambul -donde este timo está muy extendido- y le recoges a un limpiabotas el cepillo que se le ha caído. El, en agradecimiento, te ofrece limpiarte los zapatos totalmente gratis. Pero cuando ha terminado resulta que ha habido "una confusión", y te dice que debes... Ver mas
Vas caminando por las calles de Estambul  y a un limpiabotas de repende se la caé 2accidentalmente" el cepillo . Tú se lo recoges  y en agradecimiento, te ofrece limpiarte los zapatos totalmente gratis. Pero cuando ha terminado resulta que ha habido "una confusión", y te dice que debes pagarle el servicio, que además es carísimo. En ese momento se acerca un grupo de jóvenes que viene a ayudarle a que pagues tu "deuda". Hay otras variantes de este timo, que se da mucho en mercados en los que se te ofrece algo de "regalo" como tabaco, caramelos o un tatuaje de Henna pero que luego te piden que lo pagues.

El cambiazo del billete
Cuando viajamos a países que utilizan una moneda distinta a la nuestra hay que andar siempre con mil ojos. En Estambul hay que prestar atención a los billetes de 50 liras (como el de la foto), que al cambio son algo más de 20 €.
El problema de estos billetes es que se parecen demasiado a los de 5 liras. Cuando vamos a pagar en alguna tienda o restaurante soltamos el de 50 y el estafador hábilmente y sin que nos demos cuenta lo cambia ante nuestras narices por uno de 5 y nos dice que le hemos equivocado, siempre con una sonrisa en la cara. Con ese método cientos de turistas son estafados cada día en la ciudad del Bósforo.

El falso turista desvalijado
Con algunas variantes, este timo se desarrolla más o menos así: un joven muchas veces no es ni turco, aborda a los turistas pidiéndoles permiso para usar su teléfono para hacer una llamada. Les cuenta que le han robado todo y que tiene que anular sus tarjetas bancarias. Si los turistas acceden, el falsario les pedirá algo de dinero para poder regresar a su hotel, que, casualidad, no está en Estambul sino en otra ciudad , por lo que necesita cierta cantidad para el billete de autobús.

Otro clásico es el del tipo que se hace pasar por un turista al que le han robado todo y que, tirando de la buena voluntad del viajero que se pone en su lugar ante tan incómoda situación, consigue sacar algo de dinero para “regresar a su hotel”;

El falso guía.
 Lo mismo pasa con el  que nos aborda a la salida del hotel y se ofrece a hacernos de guía y llevarnos de compras. Este sujeto se aprovecha de la inocencia y la confianza de los recién llegados para vendernos cualquier baratija a precio de oro.
Otra variante es la del conversador. Suele darse cerca de mezquitas o monumentos importantes. El individuo se acerca y con el pretexto de practicar el ingles o por querer darte información del sitio,  nos explican la historia del lugar o ciertos detalles del mismo, como si fuera una conversación coloquial. Lo malo es que no es final feliz, porque te pide una ayuda basada en necesidades alimenticias o de sanidad , y si no le das nada o lo que le dás le parece poco, te montan un pollo de campeonato. A mi particularmente me ocurrió esta última en la mezquita de Solimán, y me costó la charla  10 euros , y eso que en principio le di  los 5 , que le pareció poco.

Los recién llegados
Es el timo más peligroso. Normalmente, los estafadores eligen como víctimas a varones que viajan en solitario. Un hombre les aborda en la calle (les pide la hora en turco, por ejemplo), y al responder en inglés, el hombre inicia una conversación: «¿Extranjero? Nosotros tampoco somos de por aquí, venimos del interior”, etc. Si el turista reacciona positivamente (y hay mucho mochilero aburrido con ganas de charlar), el que hace de percha le invitará a tomar algo en «algún sitio». El lugar resultará ser un burdel, donde, mediante artimañas, los “recién llegados» acabarán pagando las copas a un par de señoritas. Cuando llega la cuenta, ¡sorpresa!, las bebidas de las chicas cuestan 200 euros o más. Aunque el total se divida entre dos, la parte que debe pagar el turista seguirá siendo desorbitada, y si no tiene dinero para abonarla, dos gorilas del local le acompañarán amablemente a un cajero automático. Si es usted víctima de esta estafa, merece la pena pasarse por la policía turística a denunciarlo, porque muchos viajeros engañados han recuperado una gran parte del importe.

La tienda de un amigo.
Es muy típico que te aborden por la calle y que se ofrezcan a levarte a una tienda que tienes los mejores precios de Estambul. Normalmente te saldrá mas caro porque el gancho siempre se lleva una comisión. Esto suele ocurrir en la mayoría de países árabes

 La historia del mendigo
El siguiente timo se ha detectado en las inmediaciones de la torre Eiffel, pero puede darse en cualquier ciudad. Un mendigo comienza a contarte las penurias de su vida y por qué necesita el dinero. Te da una tarjeta escrita en tu idioma donde te explica mejor por qué necesita de tu ayuda... Ver masEl siguiente timo puede darse en cualquier ciudad. Un mendigo comienza a contarte las penurias de su vida y por qué necesita el dinero. Te da una tarjeta escrita en tu idioma donde te explica mejor por qué necesita de tu ayuda. Mientras te llora desconsoladamente -lo que capta tu atención-, otro cómplice se acerca a ti para robarte lo que pueda sin que te des cuenta, desde la cámara a la cartera.

Yo no he pedido esto...
No es un timo, pero tampoco un regalo. ¿Cuántas veces nos han cobrado algo en un restaurante que no hemos pedido pero que ha aparecido en nuestra mesa? Puede ser una cesta de pan, tostadas para untar con mantequilla o cualquier otro entrante. Lo trae el camarero y parece un "regalo" de la casa... Ver masNo es un timo, pero tampoco un regalo. ¿Cuántas veces nos han cobrado algo en un restaurante que no hemos pedido pero que ha aparecido en nuestra mesa? Puede ser una cesta de pan, tostadas para untar con mantequilla o cualquier otro entrante. Lo trae el camarero y parece un "regalo" de la casa, algo que ya está incluido en el precio ya que nosotros no lo hemos pedido. Pero no, al final nos lo cobrarán, y no suele ser barato. Si nos ocurre, lo mejor es preguntar al camarero si está incluido en el precio y, si no es así, pedir que se lo lleven.

 
Antiguedades.

No se deben comprar las monedas y otros objetos antiguos que ofrecen vendedores en sitios históricos, pues se está incurriendo en un delito que puede llegar a castigarse con la cárcel.
Lo normal es que sean replicas que las han envejecido, pero , si son auténticos, que no es lo habitual ,es probable que los vendedores lo comuniquen al servicio de seguridad local.

 Timo del cambio.
 Se te acerca una persona muy amable y te dice que tiene muchos Euros en calderilla, cambio pequeño, y que a ellos no les cambian más que papel. Entonces si fueses tan amable de cambiarle esos dinerillos por billetes...total tú regresarás pronto a Europa y podrás darle una utilidad que ellos no pueden....
De ninguna manera accedas. Lo normal es que te dé muchas monedas desordenadas y coja rápidamente el papel. Cuando estés contando las monedas que te ha dado y levantes la cabeza esa persona ya no estará, y comprobaras que la cantidad recibida es muy inferior al cambio que tú le has dado.



Timo de los perfumes.
 En realidad no es un timo, sino un mal negocio al intentar comprar algo caro mucho más barato que lo que cuesta el original.
Le llamo timo porque en el Gran Bazar te ofertarán un frasco de una colonia cara a unos 30 Euros por algo que original cuesta 80 Euros.
Parece una buena compra si no sabes que en los alrededores del Bazar de las Especies, cualquier día sobre las 7 de la tarde se te acercarán personas ofreciendo perfumes en una bolsa y podrás comprar 6 o 7 frascos iguales por 30 euros.

Para terminar un consejo aplicable para todos el mundo, por regla general no digas nunca que es tu primera vez en visitar en este caso Estambul o que acabas de llegar. Si así lo haces te convertirás en objetivo de vendedor ya que como acabas de llegar no tienes ni de los precios, ellos lo saben de sobra, y no te desharás de ellos hasta que compres al precio que ellos le interese.
Tú siempre has de decir que es la segunda que visitas Estambul y que ya lleváis allí cuatro o cinco días.
Ante esto, ellos se imaginan que estáis al tanto de los precios y os tantearán indicando precios ligeramente más bajos.


El movil, no es timo pero te engañan como a un chino.

Ojo con el movil. Desactivar la pestaña de datos porque sino podeis llevar una sorpresa en la próxima factura. Y por supuesto cada llamada que recibais pagareis bastante dinero. Consultar con vuestro operador.

 
A continuación, te presentamos otros timos o estafas típicas de cualquier gran capital.

1. El ataque del periódico

LA ESTAFA: Un grupo de niños te rodea, agitando periódicos frente a tu cara y alrededor de tus hombros. Éstos sirven simplemente para confundirte y bloquear tu visión mientras los chicos registran tus bolsillos, roban tu bolsa o toman cualquier otra cosa que lleves puesta.

CONSEJO: Camina con determinación para separarte de ellos y retírate del lugar de inmediato. Pide ayuda si la necesitas.

2. Robo en el autobús

LA ESTAFA: Los autobuses muchas veces  pasan por muchos de los sitios históricos más famosos de las capitales , así que es muy popular entre los turistas… y los rateros. Trabajan en grupos de tres o cuatro y buscan carteras, cámaras y otros pequeños objetos de valor. Normalmente provocan una distracción que hace que no prestes atención a tus pertenencias.

CONSEJO: Mantén tus cosas bien guardadas y cerca de ti, especialmente cuando viajes en autobuses o trenes llenos. Incluso, cuando camines en lugares concurridos.

3. El truco del hotdog

LA ESTAFA: El criminal te salpica mostaza “accidentalmente” mientras come un hotdog (realmente se trata de un recipiente de mostaza escondido en un pan). Se disculpa repetidamente y torpemente intenta limpiar el desorden mientras su cómplice le sustrae lo que tiene a mano.

CONSEJO: Siempre que te encuentres en un lugar público, coloca las bolsas y maletas entre tus piernas, sin importar si estás sentado o de pie.

4. El brazalete

LA ESTAFA: “Alguien, comúnmente atractivo, se te acerca para ofrecerte algunas indicaciones sobre qué puedes visitar o cómo llegar a los sitios. De repente, esta persona ata un brazalete tejido alrededor de tu muñeca y hace un nudo doble. Después, te exige que le pagues. Si te niegas, él se pone a gritar que te estás robando el brazalete”, explica Karen Schaler, autora de TravelTherapy. Las víctimas suelen sentirse tan asustadas, que acaban pagando una buena cantidad de euros.

CONSEJO: Ten cuidado con la gente que parezca muy amable y que se te acerque en la calle para ofrecerte servicios que no quieres ni las necesitas.

 

 

12 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante.

Anónimo dijo...

Gracıas, gracıas, gracıas.
Gracıas a tı nos hemos lıbrado de, al menos 6 o 7 estafas en Estambul.(24/3/2015) Hemos podıdo reconocer la del restaurante, la del lımpıabotas, el amable guıa, el de las monedas, el que quıere practıcar ıdıomas...Aun ası nos han colado una en un restaurante: Hemos pedıdo un plato con cuatro pınchos morunos (ensartados segun la foto) de tamano medıo y lo que nos ha llegado al plato eran apenas cınco o seıs trocıtos de carne sueltos que ensartados no harıan un solo pıncho. Tras mucho protestarle la dıfencıa, ha reconocıdo que no habıa 4 pınchos morunos pero el precıo al fınal no ha varıado ası que decıdımos ırnos sın comer.Tuvımos que abonar el pan y la bebıda pero no quısımos sentırnos estafados.

agostina dijo...

Un taxista nos hizo en el dia de hoy la del cambio de billete... le dimon 100 pero nos mostró un billete de 20 diciendo que nos habíamos confundido... sabiamos que nos estaba estafando pero como teniamos encima del carro todas nuestras pertenencias decidimos no decir mas nada e irnos... nos ha dado muchisima bronca

Anónimo dijo...

Lo que he encontrado más efectivo para evitar el timo del cambiazo del billete es pagar realmente con un billere de 5 liras aunque la cuenta sean 30. Ellos te dicen que te has equivocado y ponen toda su atencion en que de verdad les des uno de 50. Así no he tenido ningun problema. Lo que hago es devolverles la pelota a ellos

Anónimo dijo...

he sufrido un timo, engaño o truco de magia ya que se me acercó una persona y me pidió que si le podia cambiar monetas por billetes, ya que él no podia hacerlo en el banco. Empezó a contar las monedas, yo lo estaba viendo e incluso comprobé (algunas) que eran euros y no llbras turcas. Me las dio en la mano y cuando llegué al hotel tenia la mitad del valor que le di en billetes de euros.
Moraleja: no sientas pena y le quieras hacer un favor, ya que te estará timando.
Octubre de 2015

Anónimo dijo...

Hola Javier, hace tiempo puse un enlace que es el Street View de Estambul, pero es de una web rusa y quizas no la quisieron ver o se os pasó desapercibida. Google todavía no tiene Stret View de Estambul pero esta empresa si. Os lo vuelvo a poner, es muy largo ya lo se.
http://maps.yandex.ru/?ll=28.978142%2C41.020705&spn=0.109863%2C0.018006&z=14&l=map%2Csta%2Cstv&ol=stv&oll=28.97194048%2C41.01804403&ost=dir%3A10.536215971886477%2C2.864788975654115~spn%3A90%2C46.050984017056074

Patricia Bastidas dijo...

Yo voy totalmente sola en septiembre y ya me dio miedo. Soy una persona mayor q me veo menos vieja de los setenta q tengo, y uso bastón. Estoy pensando q, por seguridad mejor compro una visita guiada para ir con más gente, un guía y en un vehículo seguro.

Anónimo dijo...

El año pasado cuando regresabamos al aeropuerto, el taxista me pidió que pase adelante y me mostraba el reloj del taxi y me pedía una barbaridad de dinero y al querer mostrarle los 25 euros que estaba dispuesto a pagarle, me quería agarrar todo el dinero que tenía en mi mano, tuve que forcejear para que no me lo saque y busqué un policía y recién ahí comprendía mi idioma y me decia, "Not Problem" saludos, Ernesto.

Anónimo dijo...

A mí me asaltó un taxista y me robó 600 euros. Fue en la noche, primero fue muy amable y luego se paró en un parque oscuro y ahí me agredió. SON MUY PELIGROSOS.

Anónimo dijo...

es sencillo en el aeropuerto a la salida hay gente que maneja los taxis con radios la fila esta al final a la derecha en una linea amarilla,llevas impreso el lugar a donde quieres ir y se lo muestras y preguntas cuanto sale,el te dice le precio ..un viaje de noche de unos 9 km desde aeropuerto sale 26 liras turcas unos 9 euros,y mirar en el espejo retrovisor generalmente esta el contador y es exacto.....eso es lo q hay q pagar.......te bajas esperas que tengas las maletas y te fijas el numero de taxi por cualquier problema..y despues pagas.... listo ...

Anónimo dijo...

Hola buenas tardes, mi esposo y yo hicimos un viaje a Estambul en semana santa de este año, el segundo día de nuestra estancia nos dirigíamos hacia la mezquita azul por el lado donde está la Cristerna, cuando de pronto un hombre aborda a mi esposo hablándole en ingles, se portó muy amigable con el y se "dirigía" con rumbo a la mezquita azúl por lo que se nos pegó en el camino, a una cuadra de llegar a la mezquita, le dijo a mi esposo que tenía un negocio a media cuadra que no nos quitaría mucho tiempo, que los turcos tienen la tradición de ser muy hospitalarios con los turistas por lo que nos ofrecía un té o café turco para cumplir con su tradición. Nos agarró en nuestros 5 minutos de P..., accedimos, efectivamente, a media cuadra estaba el negocio al que nos dirigió, era un lugar como departamentos, no tenía letrero alguno, al entrar al lugar había un portero y nos pasaron a un cuarto donde había muchas alfombras, lo extraño es que cerraron la puerta con llave, nos dió un tanto de desconfianza, estábamos a punto de marcharnos cuando entraron unas niñas con su niñera, eran hijas del dueño del negocio, así que eso hizo que nos relajáramos un poco, hasta trajeron a una persona que hablaba español a la perfección para enredarnos. Para no hacerles largo el cuento, éstas personas querían que les compráramos una alfombra casi casi a la fuerza, en un precio demasiado elevado $8,500 dolares, como no accedíamos nos "bajaban" el precio, a tal grado de llegar a $2,500 dólares, se pusieron en un plan incómodo y pesado de lo insistentes, nos sentimos en un estresados imaginando lo peor pues las puertas estaban cerradas con llave, tenían cámaras en su interior y en un cuarto aparte estaban dos tipos de aspecto como guardias, quienes eran los que vigilaban las pantallas de las cámaras (a los cuales vimos cuando nos mostraban alfombras), analizando la situación llegamos al conclusión de que nos querían estafar, si no era voluntariamente a la fuerza, afortunadamente la condición física de mi esposo no les permitió aprovecharse de nosotros, de haber sido de otra forma tal vez hubiésemos sufrido algún tipo de secuestro en el que nos hubiesen forzado a pagar el precio de la alfombra, fue tanta su insistencia y su trabajo de convencimiento que duramos 2 horas con treinta minutos dentro del lugar, hasta que mi esposo hizo una acción con la que ordenaron que abrieran la puerta y salimos rápidamente del lugar.

Mi recomendación es ignorar a las personas que se acerquen a ustedes con intención de charlar o guiarlos,

Larry Valencia dijo...

Hasta ahora gracias a Dios no me pasó nada malo pero tomaré lo que acabas de narrar. Gracias por la información.